TRADICIONES DE XOCHIMILCO


Xochimilco no sólo resalta por su belleza natural, reflejada en los canales y las chinampas que dan identidad al lugar, sino también, debido a la diversidad cultural que en su suelo se encuentra. En este lugar, cada año se celebran más de 400 fiestas patronales, ferias comerciales y culturales, que ponen de manifiesto la alegría que se respira entre canales.

Celebraciones como la Flor Más Bella del Ejido, que tiene sus antecedentes en la época prehispánica y que ha sobrevivido hasta nuestros días gracias a la labor incansable de todas las personas que año con año participan en ella; el culto a la imagen religiosa más importante de la demarcación, el Niñopa, que ejemplifica cómo la devoción y la fe de un pueblo decidido a permanecer al cuidado de su Niño del pueblo; o el tradicional día de Muertos, celebración ancestral que en todo México es sinónimo de unión familiar, inclusive cuando el tiempo de vida ha ya expirado.

Por otra parte, tenemos las fiestas y ferias comerciales, que ponen en la mesa lo mejor que cada productor y artesano, ofrece a las personas que visitan estos recintos, lugares llenos de color, música y vida, amenizados por grupos de ballet folklórico, teatro, música.

El valor de las múltiples muestras de cultura y tradición en esta demarcación radica precisamente en el arraigo por las costumbres y el apego que cada uno de los habitantes sienten, el mismo arraigo que expresan con devoción a sus santos, el mismo, que se siente cuando se ama la tierra de donde se viene.


LA FLOR MÁS BELLA DEL EJIDO

Como muestra de arraigo y aprecio por sus tradiciones, Xochimilco celebra año con año, desde 1955, “La Fiesta de la Flor más Bella del Ejido".

Sus orígenes datan de la época prehispánica, tiempo en el que se celebraban las “Xochipanias”, festividades dedicadas a las deidades Tláloc, Xochipilli y Xochiquetzalli, en las que se ofrendaban flores y se elegía a mujeres jóvenes para participar en diversos ritos.

Al inicio de la época Colonial, la religiosidad indígena se modifica, al tiempo en que las propias creencias del catolicismo europeo son impuestas. Así es como la celebración del “Viernes de Dolores” toma el lugar de las “Xochipanias” y se convierte en el festejo preponderante de la creciente capital de la Nueva España.

En 1785 el Paseo de la Viga, recorrido que conectaba los canales que había entre Xochimilco e Iztacalco, y creación del Virrey Bernardo de Gálvez, se llenaba de color y fiesta en los llamados “Viernes de Amapolas”, que paulatinamente reemplazaron a los Viernes de Dolores.

Posteriormente, hacia el año de 1897, el entonces presidente, el General Porfirio Díaz, da un nuevo giro a la celebración y lo instituye como “Viernes de Primavera”; no obstante, las obras para la construcción del Mercado de Jamaica, provocan la modificación radical del Canal de la Viga, y con ello, el declive del que fuera hasta entonces un paisaje envidiable.

La sede había desaparecido, más no la memoria del pueblo que conservaba los recuerdos de lo que fue. Así es como, promovido por el periódico El Universal en 1921, se crea el concurso de "La India Bonita", como parte de los festejos del Centenario de la Consumación de la Independencia de México. Este es quizás, el más fiel antecedente y el primer boceto del certamen que hoy en día prevalece. La Flor Más Bella del Ejido.

En 1936, durante el periodo presidencial del General Lázaro Cárdenas, se celebra por primera vez la fiesta de “La Flor más Bella del Ejido”, en la que se busca enaltecer la belleza de la mujer originaria, hija de campesinos y con marcados rasgos indígenas. La fiesta tomó gran relevancia, debido a que se le veía como una pieza clave para la construcción de la identidad nacional; de la mexicanidad, y de los conceptos que de ella emanan, como la “Belleza Indígena” y el Ejido.

Después de la desecación del Canal de Santa Anita Zacatlamaco, en la actual Delegación Iztacalco; y tras una breve estancia en el Pueblo de San Andrés Mixquic, en la Delegación Tláhuac, esta Fiesta encuentra en Xochimilco el lugar ideal para seguir perdurando.

Xochimilco se convierte en la sede oficial a partir del año de 1955, debido a que su territorio reúne  los elementos característicos que han hecho única a esta celebración: el agua de los canales tradicionales; las flores que envuelven en colores y aromas al ambiente, pero sobretodo, el arraigo y el amor por las tradiciones.

En la actualidad, se pretende valorar y enaltecer las características de la mujer mestiza que habita en la Ciudad de México, además de ser un espacio abierto a la voz de las participantes, para expresar su pensamiento y sentir ante diversos temas de actualidad. Asimismo, se busca fomentar la cultura,  la conservación de las tradiciones y el acercamiento de éstas ante las nuevas generaciones.

Este espectáculo de flores encarnadas en mujer, se realiza cada año sin excepción entre los meses de marzo y abril, en la semana previa a la celebración de “Semana Santa”, que a su vez coincide con la entrada de la primavera.

Así es como Xochimilco vive con entusiasmo la tradición, la diversidad cultural y, por supuesto, el florecimiento de nuevas, fragantes y bellas flores. Sin duda una experiencia que no se debe dejar pasar.

La Coronación

El momento cumbre de la Fiesta es la coronación de las tres ganadoras del Certamen, quienes son electas por un jurado especializado que evalúa la personalidad, el atuendo (los elementos que lo conforman y el porte del mismo), el mensaje pronunciado por cada participante ante el público, su desenvolvimiento en el escenario y la respuesta a las pregunta que se realiza a las finalistas.

Las jóvenes participantes desfilan sobre el escenario principal portando con orgullo el Atuendo Típico del Altiplano Central de México, conformado por:

El chincuete, blusa bordada a mano en punto de cruz y cuello cuadrado, huaraches, ceñidor, ataderas para las trenzas y rebozo de “Santa María” o de “Bolita”; además de accesorios de filigrana, chaquira y semillas, que complementan el atuendo y lo hacen único.


DÍA DE MUERTOS

El festejo de los fieles difuntos tiene su origen en la época prehispánica, actualmente es una fiesta popular en las casas, los panteones, y plazas públicas. Es una fiesta de flores como el cempaxúchitl; de aromas, como el pan la fruta y la comida;  de luz, por la cantidad de velas que iluminan el camino de regreso a casa de los difuntos y de arte por la elaboración de nuestras tradicionales ofrendas.

Lumbradas, bailes prehispánicos, concursos de ofrendas, concursos de calaveras y tapetes elaborados con aserrín de colores  y espectaculares puestas en escena, son sólo algunos atractivos que Xochimilco ofrece en este día.


FERIAS COMERCIALES

Feria de la Nieve

Se realiza durante la semana santa (entre los meses de marzo y/o abril) en el Pueblo de Santiago Tulyehualco.

La feria de la nieve tiene sus antecedentes desde la época prehispánica. Los primeros xochimilcas le daban un sentido religioso, pues sólo la podían consumir los sacerdotes y los grandes señores.

En Tlatelolco; el principal mercado mexica, llegaban nobles guerreros, grandes señores y doncellas, para conseguir los artículos y productos mas variados, extraños y exóticos; dentro de estos productos se encontraba la nieve que en aquel tiempo tenía un precio elevado; 20 semillas de cacao.

La transportación de la nieve desde el pie de los volcanes

El hielo era traído desde los volcanes Popocatepetl e Iztacihuatl, para lo cual se empleaban 2 días. El primero para el trayecto de Santiago Tuyehualco a Chalco donde los xochimilcas pasaban la noche; a la mañana siguiente salían rumbo a los volcanes.

Para trasladar el hielo, se utilizaban sacos de pieles en donde era puesta y cubierta con fibras de ixtle que la protegían y evitaban que se derritiera.

Nuestros antepasados xochimilcas sacaban cuidadosamente el hielo para picarlo finamente y lo endulzaban con miel de tuna o miel de maguey. Llenaban vasijas de barro para transportar la nieve en canoa hacia el mercado de Tlatelolco.

La nieve en la Nueva España

Posteriormente, la nieve era consumida con más frecuencia en la época de calor, especialmente en la cuaresma, sobre todo en Jueves Santo y Viernes de Dolores.

La Feria de la Nieve fue instituida en 1529 por Fray Martín de Valencia, uno de los primeros misioneros que llegaron a la Nueva España. En aquel entonces, la feria tenía una duración de sólo 2 días.

Evolución

La Feria de la Nieve fue evolucionando y así en 1885, las familias que vivían en Santiago Tulyehualco retomaron esta tradición.

En la actualidad la nieve es considerada uno de los productos de mayor arraigo y promoción de Xochimilco,  pues los neveros siguen elaborándola de manera artesanal, con técnicas parecidas a las de la época colonial, además de utilizar productos 100% naturales. A través de los años, el ingenio de los productores de Santiago Tulyehualco han creado una gran variedad de sabores, como: pétalos de rosa, pulque con gusano de maguey, mole, hierbabuena, lechuga, víbora de cascabel, camarón, ostión, pulpo, tequila, por mencionar algunos.


Feria del Dulce Cristalizado

Esta feria se desarrolla desde el año 1982 en el pueblo de Santa Cruz Acalpixca, con el propósito de dar a conocer productos como el chilacayote, la calabaza, la zanahoria, el nopal, entre otros típicos de la región; ingeniosamente transformados de forma artesanal en deliciosos y exóticos dulces.

Santa Cruz Acalpixca cuenta con los mejores artesanos de dulce cristalizado quienes se han encargado de preservar esta tradición de color y sabor.


Desarrollada por Secoweb